Quienes somos

En el año 1949, don José Pérez comienza la andadura de Conservas El Chaval. En aquellos tiempos, se trabajaba prácticamente de sol a sol. Se fabricaba sobretodo:

  • tomate
  • espárragos
  • pimientos morrones
  • alcachofas
  • ciruelas
  • melocotones
  • fresas
  • judías verdes, etc.

Las dificultades técnicas para sacar adelante la producción eran mucho mayores que ahora: no existía el nivel de desarrollo y automatismo del que se disfruta en estos tiempos.

La década de los sesenta fue el tiempo del primer cambio de generación dentro de Conservas El Chaval: los hijos políticos del fundador pasan a encargarse de la dirección de la empresa. Se cambia también la ubicación de la fábrica que sería entonces la que actualmente se mantiene.

Las campañas de fabricación de cada producto se van acortando y se van, a la vez diversificando más todavía los frutos fabricados, además de los anteriores:

  • legumbres
  • cardo
  • guisantes
  • setas
  • champiñones
  • pimientos del pico y del piquillo
  • mermeladas
  • y el resto de verduras de invierno.

El 24 de enero de 1984 se concede a esta casa la Medalla de Oro a la Calidad Internacional de Conservas Alimenticias. Fue un reconocimiento al esfuerzo realizado en pro de nuestros clientes, y a la vez, una razón para seguir con dicho esfuerzo.

Otra fecha clave en la historia de Conservas El Chaval es el 18 de octubre de 2000: su santidad el Papa Juan Pablo II recibe en audiencia al director de Conservas El Chaval. Unos días antes se habían enviado a la Ciudad del Vaticano a la atención de su Santidad 100 latas de pimientos del piquillo de Lodosa y Espárragos de Navarra. En el mismo viaje, patrocinamos y participamos en una cena en la Embajada Española Ante la Santa Sede en la que dimos buena cuenta de otros tantos ejemplos de la gastronomía navarra.

Ya en este siglo XXI, concretamente en septiembre de 2002 se produce el tercer relevo generacional de Conservas El Chaval. Somos los nietos del fundador los que ahora llevamos las riendas.

Queremos agradecer a nuestros padres y abuelos que nos hayan brindado la posibilidad de redactar una historia tan entrañable. Gracias a ellos y a nuestros clientes ha sido posible presentar esta historia inacabada. Esperamos de corazón seguir contando con la confianza de nuestros clientes para poder decir siempre que esta es una historia sin final.

Navarra es sobradamente conocida por la calidad de sus productos agrícolas.

Los espárragos y pimientos del piquillo están controlados por unos consejos de Regulación de Origen.

Conservas El Chaval S.L. está situada en una de las zonas agrícolas privilegiadas de Navarra.

Nuestras conservas están elaboradas artesanalmente siguiendo fielmente recetas tradicionales.

Las modernas técnicas de conservación que utilizamos se hacen necesarias para mejorar la calidad de nuestros productos.