Conservas vegetales de Navarra

Espárrago de Navarra

El Chaval

El Barón

Piquillo de Lodosa

El sabor y calidad de nuestra tierra con denominación de origen

Recetas de pimientos Pimientos al buñuelo

Ingredientes

  • 12 pimientos del Piquillo asados (frescos o de lata)
  • 5 filetes de merluza medianos sin piel ni espinas
  • una cuchara "colme" de harina, o chalotas o en su defecto un cuarto de cebolla
  • media taza de buena salsa de tomate frito
  • un cuarto de litro de leche
  • 75 gramos de mantequilla o margarina
  • la mahonesa o parte que resulte de un huevo
  • un cuarto de litro de aceite
  • gotas de vinagre y un polvito de sal
  • medio litro de aceite para freírlos
  • huevos y harina para el rebozado

Preparación

Freír la cebolla o chalotas en la mantequilla finalmente trinchada hasta que se le quede carita de vieja. Retirando una parte para la salsa.

En la restante se pone la merluza descongelada y en trozos, para que rehogue con la mantequilla y la cebolla, hasta que se haya pasado. Añadir al sofrito una cuchara "colme" de harina, remover y añadir parte de la leche, para que se forme una bechamel espesa que ponemos a enfriar.

Tomamos los pimientos con cuidado de no romperlos y desprovistos de las semillas interiores, los rellenamos con la pasta de merluza haciéndoles un doble, tipo sobre, con el sobrante del pimiento, cerramos bien y los ponemos de pie, sobre un plato.

Los enharinamos los pasamos por huevo y los freímos en abundante aceite colocándoles en tartera de barro. Hay que procurar dejar algo de la pasta del relleno para la salsa.

En parte del aceite de freír los pimientos, como una media taza, ponemos la chalota o cebolla que retiramos al principio, añadimos el sobrante de la pasta del relleno, la media taza de salsa de tomate, un ajito machacado al mortero con un poquito de perejil, añadimos medio vasito de vino blanco y lo incorporamos a la cebolla, tomate y pasta.

Damos un ligero hervor y lo echarnos sobre los pimientos, mezclado con la leche que nos sobró al hacer la pasta, pero procurando de que no los cubra totalmente. Otro pequeño hervor y tomamos la mahonesa que hicimos al principio y con la manga pastelera ponemos sobre cada pimiento un buen buñuelo de mahonesa.

Ponemos la cazuela al horno pero sólo con el gratinador, para que doren los buñuelos y se cuajen procurando que no se quemen, de 5 a 7 minutos.

Excuso decir que un poquito de picantillo suave les va como anillo al dedo.